Artículos de Opinión Nuestras opiniones sobre temas fotográficos y artísticos en general
Grupo Fotográfico RdeR Comandante Izarduy, 7 01006 Vitoria-Gasteiz Álava (España) Inscrito en el Registro de Asociaciones del Gobierno Vasco con el número A/13350/07       Teléfono: 662-121295 email: fotosrder@gmail.com
Sobre historia de la fotografía: El imperio y la fotografía (30 de octubre de 2016) Toño Antón Que   el   dinero   y   la   política   lo   impregnan   todo,   cada   día   más,   es   una   evidencia   de   la   que   ya   no   podemos   escapar.   Yo   no   soy   adivino,   pero   puede   que   sólo   el   cambio   climático,   una situación   límite   que   nos   haga   despertar   o   la   combustión   por   sí   mismo   de   este   modelo   vacío   e   hipócrita   nos   lleven   a   una   solución   que   yo   desde   luego   ni   me   imagino   ni   me   quiero imaginar   (es   que   la   historia   me   fascina   y   me   aterra).   Sí   que   es   cierto   que   a   mí   me   da   mucha   penita   este   modelo   occidental   de   destellos   que   ciegan,   de   brillos   de   coche   y   rascacielos, de tacones y operaciones que no curan, de desinterés por el saber y la solidaridad y amor platónico y desbocado por el dinero. El   caso   es   que   como   desde   la   Segunda   Guerra   Mundial   los   que   tienen   el   parné   y   controlan   la   política   (televisión,   cine   e   internet   mediantes)   son   los   habitantes   de   un   país   que   se   llama a   sí   mismo América,   sin   importarle   más   de   pimiento   y   medio   sus   vecinos,   pues   eso   en   el   arte   en   general,   y   en   la   fotografía   en   particular,   se   nota.   Mecachis   que   sí   se   nota.   El   idioma por   desgracia   sólo   es   la   guinda,   esa   guinda   en   la   que   todo   artista   actual   saca   pecho   para   titular   su   obra   en   inglés,   casi   aunque   trate   de   las   plantaciones   de   alfalfa   autóctona   de   La Rioja.   Fijénse   que   raros   somos   algunos,   pero   yo   cuando   veo   una   obra   titulada   en   inglés   sin   más   ni   más,   ya   me   huelo   un   exceso   de   mediocridad.   Otra   cosa   es   que   el   autor   sea   de Norwich,   claro.   Alguno   opinará   que   soy   un   tarugo   monolingüe   de   bestial   vagancia   para   los   idiomas   y   que   no   me   he   enterado   de   que   el   inglés   es   la   lingua   franca.    Sí   señores,   me   he enterado… ¿acaso no ha empezado mi artículo hablando de política y de dinero? Volviendo   a   la   fotografía,   que   es   lo   que   aquí   se   ama,   yo   que   también   amo   la   historia   he   aprendido   y   leído   hasta   la   saciedad   sobre   fotografía   y   autores   norteamericanos,   y   no   digo   que no   haya   aprendido   con   ellos   y   no   valgan   la   pena,   ya   que   sería   el   colmo   de   la   estupidez   por   mi   parte.   Pero   si   soy   sincero,   me   cansan   algunas   imágenes   de   los   momentos   “históricos”   y autores   “importantes”   de   ese   país,   sobre   todo   por   su   exceso,   por   su   omnipresencia   agresiva   que   da   empujones   y   esconde   otras   sociedades,   otros   autores   y   otras   historias.   Otras   y más otras que, casualmente, son más la mía y, en general, me gustan más. Llegados   a   este   punto   voy   concluyendo   el   artículo,   que   sólo   es   una   carta   de   presentación   y   una   declaración   de   intenciones,   que   no   es   poco.   En   definitiva   no   creo   que   vuelva   a mencionar   a   Dorothea   Lange    y    su   famosa   imagen   de   una   madre   y   sus   hijos.   En   mi   opinión   esa   imagen,   por   mucho   que   la   hayan   revalorizado,   ese   momento   histórico   y   la   situación   de esa   ciudadana   no   son   ni   la   gota   en   el   oceano   de   tantos   otros   más   duros   y   que   siguen   pendientes.   Además   me   molesta   saber   que   ese   documento,   segun   la   retratada,   lo   publicó   la señora Lange sin su consentimiento e incluso habiéndole prometido expresamente que no lo haría. Hecha   la   confesión,   hecha   la   muestra,   así   que   empezaré   hablando   de   fotografía   americana,   pero   del   sur.   La   fotografía   norteamericana,   pero   de   México,   es   una   de   las   más   ricas   e interesantes   de   este   continente   y   la   dedicaré   mi   atención,   pero   ahora   prefiero   empezar   por   Brasil,   donde   la   fotografía   moderna,   urbana   y   cosmopolita,   con   composiciones vanguardistas que recuerdan a las vanguardias rusas, junto a una riqueza natural y etnográfica de gran calibre, ofrecen una ingente y poderosa cantidad de autores…. ,